23 de octubre de 2012

Los Arrieros de la Barranca


Reseña del libro "Los arrieros de la Barranca, imágenes cotidianas" por Lina Mercedes Cruz Lira.

Esta monografía editada por la Universidad de Guadalajara es el resultado de un estudio con base en las entrevistas a los que trabajaron en los oficios de la arrieria. Relata casi todas las facetas del oficio del arriero y en un modo ameno nos conduce por los parajes barranqueños imaginando lugares donde los pies de este caminante ya han andado y por ello toma especial significación.




La experiencia de leer de lugares por los que uno pasó y se pregunta ¿qué ocurrió aqui? y se vuelve respuesta al leer esta publicación para incitar volver los pies al camino y ver nuevamente los muros ruinosos y ver lo que vieron los arrieros. Muchos nombres suenan conocidos para los caminantes Tapatíos como Ixcatán, Paso de Guadalupe, Puente de Arcediano, San Marcelo, Mascuala, etc.

Para el conocedor de la historia tapatía también es gratificante leer como el arriero se relacionaba con la ciudad y repasar también nombres de viejos lugares conocidos como "La Sin Rival", El vapor, Las fábricas de Francia, El Mercado Corona, el Mesón de El Nevado, etc.


Especial significado tiene los pasajes que nos habla del Puente de Arcediano que en ascuas nos tiene a algunos esperando verlo erigido nuevamente y rememorar el paso de las mulas sobre el Río Santiago. El relato de su construcción, la prueba de este y las vicisitudes que le acontecieron no hacen mas que añorar al viejo puente.

Los itinerarios de los arrieros, la clase de mercancías que transportaron, los dichos arrieros, el arriero de carrera larga, las recuas, el declive del oficio son temas que me resultaron bastante interesante y sin duda encaminarán mis pasos nuevamente por La Barranca hacia San Marcelo, Ixcatán y El Purgatorio.

Palabras de arriero...

Cuando les digo que la burra es parda, es porque tengo los pelos en la mano.
Somos más los arrieros que los burros.
Amor de arriero, si te vi ya no me acuerdo
La mula piensa siete veces al día que ha de matar a su amo
Arriero que vende mula, patea o recula

Los arrieros de la Barranca, imágenes cotidianas.
Lina Mercedes Cruz Lira.
Universidad de Guadalajara
Centro Universitario de los Lagos
ISBN: 968-5077-22-3

22 de diciembre de 2011

Cerro el Alcomún en Coquimatlán, Colima

Pues bien, ya reseñamos a la pequeña comunidad de Alcomún. Ahora es el turno del cerro que se eleva 1,290 msnm. El ascenso inicia des de emismo pueblo de Alcomún o bien a pie o en mula. Subir a pie sin duda es un reto pues hay pendientes y terreno pedregoso. Subir a lomo de mula es también singular pero igualmente divertido.


El ascenso será extenuante tanto para el caminante como para las mulas que exigirán su descanso cada cierta ascención además de que algunas optarán por mejor regresarse si el jinete les da la venia. Igualmente la ascención es muy interesante ya que la vegetación va cambiando por los lugares y la altura.

Es todo un catálogo de cortezas este camino pues hay árboles con cortesas lisas, rugosas, epinosas, ásperas, descarapeladas, verdes, negras, blancas, rojas, etc. Es algo muy digno de tomar en cuenta además de las arañas tamaño "no me provoques" de vivos y múltiples colores.


En cuestión de vertebrados, no es extraña la presencia de muchos animales que no tuve la suerte de ver sino de apenas divisar sus huellas. Seguramente la riqueza ornitológica debe ser mayor a la que vi pues no me dejo ver mucho mi visita además de enormes periqueras abandonadas y a lo lejos los gritos de los susodichos y quizá de algunas urracas.

Como es común en algunas de mis últimas reseñas hay antenas en la cumbre y se divisa un panorama muy vasto si la humedad costera te lo permite. El clima en este caso es un factor a considerar ya que el camino lodoso en tiempo de lluvias dificultará mucho la ascención que hay que comenzar desde temprano. Creo que me toco la mejor época para visitarlo en octubre-noviembre que no hay un calor tan agobiante, la vegetación es muy verde todavía y el riesgo de lluvias disminuye.




La cumbre de Alcomún está en las coordenadas 19.060368° -103.823645° Para llegar a la cumbre puedes rentar mulas por unos módicos $250.00 cada una mas otro tanto del guía y su mula. Igual puedes intentar caminarlo pero el camino a la cumbre no está muy bien marcado.

13 de noviembre de 2011

Manantial de Alcomún en Coquimatlán, Colima

¿No se te antoja a veces nadas en agua clara y pura? ¿en un lugar perdido entre los cerros? Pues bien en el privilegiado estado de Colima existe una comunidad de pocos habitantes que ofrece cumplir este deseo.


Alcomún es un pequeño pueblo al pie del cerro del mismo nombre y parte del municipio de Coquimatlán. El mismo cerro le provee un abundante y limpio manantial que alimenta una represa. El agua sale con una claridad extraordinaria y a una confortable temperatura, además de un magnífico marco de vegetación exuberante.

 No será raro los gritos de las urracas y pericos por esos lugares donde puedes pasar una buena noche acampando en el cerro o en las orillas del manantial. Hay que hacer notar que la comunidad mantiene la zona del manantial muy bien cuidada y no hay basura lo que lo hace más paradisíaco.


Llegar a Alcomún no es tan sencillo, al menos en los últimos días ya que algunos puentes fueron barridos con el huracán Jova y el camino se desvía por terracerías que a pesar de todo están en buen estado y puede circular cualquier vehículo. Primero que nada hay que llegar a Coquimatlán en  Colima (19.205871° -103.807232° ), atravesar el pueblo por la calle paralela a las vías del tren y tomar el camino a Jala, ahí podrán encontrar la desviación a Alcomún (19.125471° -103.853821°) y llegar finalmente después de un breve recorrido. Alcomún se encuentra en la posición (19.095825° -103.819385°)

8 de octubre de 2011

Cerro del Toro en Manzanillo, Colima

Sgunda vez en un cerro de playa, mis aspiraciones eran altas y no me fallaron. El cerro de Toro está ubicado al norte de Manzanillo y llegar al pie de él no es nada difícil. La aventura comienza a medida que el ascenso comineza.

La vegetación como buen cerro de playa es exhuberante, grandes árboles y palmeras están a lo largo del cerro y los encuentros con fauna del lugar podrían no ser sorprendentes ya que en la breve estancia me topé con diversas especies de aves y una que otra iguana. Lo más notable fue el pase de una urraca hermosa (Caloccita Formosa).

Lo mejor de los cerros de playa es que siempre te sorprenden por lo vivos que están y por varios lugares te puedes encontrar con un riachuelo de aguas cristalinas, en este caso cruzamos un par camino a la cima. Ahora bien al estar tan "vivos" los hace más hostiles ya que la hiedra venenosa se veía muy a gusto en muchos lados del camino y la noticia de algunas especies de vívoras agresivas en la zona debe hacer que extremes precauciones.

Por el lado del camino, solo puedo decir que solo es apto para buenos vehículos de doble tracción y con un conductor con experiencia en su manejo ya que el camino está en muy mal estado y en lo personal fue un reto tanto la subida como la bajada pues fue el camino más difícil que he manejado. Incluso puede ser hasta inadecuado para bicicleta de montaña por ser súmamente arenoso.



Para llegar al Cerro del Toro partiendo de Manzanillo se toma la carretera a Cihuatlán. A pocos minutos de dejar Santiago se cruza el pueblito de "La Central" dónde incluso hay quién renta motos y ahi se puede conseguir el permiso para subir. El Cerro del Toro. La cima  se encuentra en las coordenadas 19.14829 N,104.40387 W



10 de julio de 2011

El Cerro Alto en Tuxpan

Dominando las inmensas cañadas por las que corre el Río Atenquique, está este cerro que más apropiadamente podemos decir que es parte de las faldas que elevan al Volcán de Fuego de Colima junto con su hermano El Nevado de Colima

El cerro alto es una gran ladera que de pasar campos de cultivo poco a poco se convierte en un paisaje lleno de vegetación y de una riqueza ornitológica singular. La parte inferior es preferida de reptiles ya que se llegan a ver reptiles muy grandes para ser lagartijas y muy pequeños para ser iguanas, además de la advertencia de que a esa altura son muy frecuentes las víboras de cascabel.



El camino que conduce a las antenas no es muy amable y requiere de un vehículo elevado y en estos tiempos de lluvia es más bien apto para cuatro por cuatro o unos correosos caminantes con mochila dispuestos a un buen esfuerzo por unas noches de campamento.

Entre las aves notables que se dejaron ver en mi breve visita estuvo un carpintero arlequín (melanerpes fomicivorus), una pareja de chachalacas, un ágililla y unas codornices y los rastro de algunos mamíferos. Personal de Protección Civil de Tuxpan me comentó que en el cerro hay venado y muy probablemente puma o leones como dice la gente del campo.



La vista desde el cerro alto no tiene paralelo pues apunta a las cañadas por las que baja el Rio Atenquique y a unos pasos del voladero todavía dificilmete se alcanaza a ver el fondo del cañon.

Para llegar al Cerro Alto, se toma la carretera libre a Atenquique que muchas historias ha de podernos contar, y se prisigue hasta desviarse a 2 kilómetros de la glorieta a la salida de Atenquique (lat 19.524812° lon -103.449175°) con paciencia después de unos kilómetros entre parcelas comienzas a subir y luego de a poco a poco el camino puede ponerse difícil. Las antenas en cuestión están en: lat 19.535349° lon -103.525209°

Gracias por todos sus comentarios, pronto más lugares.