25 de diciembre de 2009

Acercándome al Purgatorio

Ya lo tenía en la mira desde hace tiempo. Uno de esos lugares cuyo curioso nombre aparecen en los mapas topográficos y que me pican la curiosidad. El Purgatorio, nombre de un ranchito en una ladera de la barranca que da al Río Verde cercano a Trejos. ¿porqué se llama así? ¿qué habrá? ¿quién vivirá ahí?

Mochila al hombro emprendí la excursión antes de que despuntara el sol en Guadalajara. Ya en Inxtlahuacán amaneció y el frío camino a Mascuala y los cielos despejados auguraban una buena experiencia.



Adentrándome por caminos rurales descubrí varios letreros de prohibida la cacería y más adelante vi a unos cazadores. Un lugareño me comentó que solo vienen a tirarle a las palomas ya que ya no hay más animal que eso. Triste conclusión.

Me acerqué a lo prudente por el camino y no me quedaba realmente cerca el posible ingreso al purgatorio, así que mis primeros pasos me llevaron a las orillas de impresionantes acantilados y donde varias rocas invitaban a la meditación al solo tener el vacío al frente y el vuelo de los intrépidos halcones y los relajados zopilotes al fondo.



Ya cerca del Purgatorio un señor de un ranchito me platicó finalmente que el dueño del Purgatorio era un señor que había muerto hacía unos seis años y que los hijos lo habían heredado y que finalmente el gobierno les había comprado el terreno (quizá ya con miras al embalse del purgatorio). Me indicó por dónde me podía acercar y resultó unpequeño cañón.

Descendí varias decenas de metros ( en vertical) a sabiendas de que llegar al purgatorio sería realmente difícil por ese sendero ya que la pendiente se incrementaba, el camino estaba en abandono total y no quería encañonarme demasiado.

En plena temporada de huizapoles la caminata fue un tanto "espinoza" pero unos buenos y gruesos pantalones siempre ayudan. Las orillas de la barranca son magníficas, llenas de paisajes, aves y aire fresco. Las laderas y cañones llenas de sorpresas, una que otra culebra y llena de vegetación. El Purgatorio hoy está abandonado y aunque no llegué y ahora sé que es un ranchito con una huerta y con un ojo de agua sigo queriendo ir pero a la próxima me acercaré por Trejo sy no por Mascuala
Si este es el camino al Purgatorio, no quiero ver el camino al cielo


Comentario aparte: Gracias a todos por las 80.000 visitas y todos sus comentarios. Va un pequeño cambio de imagen en el blog.

2 comentarios:

Diego dijo...

Eaaa bonito relato, imagino un buen recorrido por ahi, tenemos que darnos una vuelta no??? invita jajaj

Tenamaxtli dijo...

Que onda

Si checaste la respuesta que te di en Rebelion Antigua?