26 de febrero de 2017

La visita al Peñol de Nochistlán.

Cuando estuve en el Clan de Rovers en los Scouts alguna ocasión acampamos en la Sierra de Nochistlán y mi jefe miraba al horizonte y nos contaba la historia de los implacables lugareños que dieron batalla en la zona contra los españoles haciéndose fuertes en el Peñol de Nochistlán. Muchos años tuve en la mente esas imágenes y recientemente pude visitar lo que la historia indica como el lugar que fue el Peñol de Nochistlán.

Fue en base al artículo a pie de página que lo tomamos como el Peñol de Nochistlán, por lo que el ahora conocido como el Cerro El Tuiche (google maps) lo llamaremos para efecto del relato el Peñol. Una mañana de este enero salimos a Nochistlán con objeto de conocer el punto, además entre los objetivos de ese tipo de excursiones llevamos un detector de metales con el objeto de ver si podíamos encontrar algún vestigio de la batalla que en el lugar se llevó a cabo.


El Peñol se encuentra a poca distancia de la entrada a Nochistlán y se puede llegar al pie de cerro en automóvil pues el cerro esta rodeado de llanuras. Comenzamos a subir en cerro por alguna de sus laderas, zigzagueando con el detector de metales pero no encontramos ningún vestigio en toda la excursión. El cerro aunque pequeño tiene pendiente moderada y mientras ascendíamos los gritos de rapaces se escuchaban en el cielo. Solo identifiqué un aguililla (buteo jamaicensis) y un caracara (polyborus plancus).

La punta del cerro resulta un magnífico punto para observar todos los arrededores ya que domina una gran área de los alrededores, difícil acercarse sin ser vistos, ahí está construida una pequeña capilla, hay  un pequeño altar a la virgen y una rara y un poco macabra representación de la conversión de Saulo.  Unas bancas nos permitieron tomar aliento y escudriñar los alrededores con mapa y zoom.



Ya de bajada del cerro encontramos un conjunto de piedras donde después de curiosear un rato vimos que había muchos petroglifos y algunas cavidades practicadas en la piedra tal vez con objeto de colectar agua. Los petroglifos resultaron el aspecto más interesante de este cerro, algunos por desgracia  se encuentran vandalizados.






La historia cuenta que este fue el lugar dónde Pedro de Alvarado tuvo un infortunado accidente durante la batalla que finalmente terminaría con su vida, el cerro defendido por siete barreras es por sí mismo un punto dificil de conquistar desde abajo. Uno de los aspectos más escalofriantes de la historia es el suicidio colectivo que los locales cometieron antes de dejarse someter, el lado este del cerro tiene un risco que me resulta macabro al punto de pensar en como la gente pudiera arrojarse por él. Como conclusión puedo decir que resulta mucho mejor estudiar un poco la historia de estos sitios antes de visitarlos para comprender la relevancia del sitio.





Sobre la historia del Peñol:
La batalla del Peñol de Nochistlán y la caída de Pedro de Alvarado.
Campos de batalla en México.
En busca de los muertos en campos de batalla.

1 comentario:

Hugo Ernesto dijo...

Muy interesante relato Luis! Da gusto que conserves sed de aventura.