1 de marzo de 2008

Hacienda La Labor en Amatlán de Cañas, Nay.

La hacienda de La Labor n es la más famosa de la región, ni la más conservada, ni la más grande y ni la más visitada. ¿Qué fue entonces lo que me impulsó a ir? Bueno pues el señor principal de esa hacienda fue Jesús Villanueva, mi bisabuelo. Allí vivió y administró grandes extensiones de terreno y muchas cabezas de ganado hasta que la revolución mexicana se atravesó en su camino.

Parte del caso de la hacienda

De la hacienda original no queda casi nada, excepto algunas pocas estructuras como podrán ver en las imágenes. Parte del trazado de la construcción resalta aún en el suelo donde se puede adivinar el patio principal donde hoy hay corrales. La Labor ahora está dividida en varias propiedades cuyos dueños me permitieron pasar a conocer y tomar fotos de forma muy amable.


Parte de la hacienda incluso fue borrada del mapa por el Rio Ameca que pasa a poca distancia y que en tiempo de lluvias la corriente que ahora es moderada se vuelve incontenible. Razón por la cual se han erigido algunos puentes colgantes que pasan varios metros por encima del Rio. Espero poder volver a ir en tiempo de lluvias.

Puente sobre el Río Ameca

Paseando por los alrededores descubrí un área llena de ranchitos que bien aprovechan los caudales del Rio Ameca para sembrar hortalizas y mantener a su ganado. Destacable es que las aves que hay en estos rumbos son muy vistosas. Hasta que no tenga una mejor cámara no les podré compartir las imágenes pero les pondré enlace donde verán el tipo de aves que veo. Las más destacadas fueron un grupo de Urracas carinegras (Calocitta colliei) que son realmente vistosas y los más ruidosos fueron unos caciques mexicanos (Cacicus melanicterus), algún ave rapaz que por la brevedad no pude identificar, los infaltables zopilotes y algunos pájaros carpinteros.

El Río Ameca en Febrero 2008

El paseo a Amatlán es realmente agradable. Toman la salida a Ameca y se desvían en Tala hacia Ahualulco, pasan Etzatlán, San Marcos y continúan derecho en un camino que sube hasta que domina una gran parte del valle donde alguna vez estuvo la Laguna de Magdalena y luego cruza unos cerro s y domina un impresionante paisaje Nayarita a cuyo pie se encuentra Amatlán. En Amatlán hay algunos balnearios de los que luego haré otro post.

Amatlán de Cañas, Nay.

Por cierto, no vayan a buscar tesoros y a destruir el lugar más, si los hubiera mi bisabuelo seguramente los hubiera sacado. Lo digo por aquellos que se dedican a buscar estas cosas y a destruir nuestro pasado.

No hay comentarios: