16 de octubre de 2009

Gabriel Pineda

Hace ya rato que no escribo nada por aqui. Pues bien hoy es un buen día para volver a actualizar el blog. Esto a propósito de los 30 años de que mi papá falleció. ¿Qué puedes heredar de alguien que cono ciste solo los primeros años de tu vida? No me refiero a bienes materiales. Pues bien si querer creo que llegó hasta mi el gusto por la salida al aire libre, por la exploración de nuevos terrenos.

Según cuenta mi mamá le gustaban los paseos y a pesar de su discapacidad de tener solo una pierna pues la otra la perdió en su juventud, esto no lo detuvo para aventurarse a distintas excursiones. Una de ells fue que se le ocurrió subir el Cerro de Tequila a pie, por supuesto que con el uso de muletas. Efectivamente llegó a cumbre pero el roce de las muletas le dejaronlos hombros demacrados por lo que tuvieron que ayudarlo a bajar. Esta anécdota por simple que parezca me ha motivado en varias ocasiones a seguir caminando un poco más.

Gabriel Pineda (Centro)

Entre otras cosas se cuenta como uno de los fundadores del Grupo Motañista Colli entre otras personas y una pequeña foto que tengo por ahi aparece con un banderín del Cuerpo de Exploradores de Occidente.

Gracias a todos los que han pasado por el blog. Por sus saludos y recomendaciones. Tengo pendiente varios lugares de los cuales escribir un poco y muchos más por ir a explorar. Tendré actualizaciones pronto.

3 comentarios:

Quercus dijo...

que bueno que estás de regreso... Saludos

Guillermo Robles Oceguera dijo...

Hola amigo de Canicularis, que bueno que has regresado y he visto la publicación de tu papá, es como tu lo dices una motivación más para seguir adelante, en mi caso mi papá falleció cuando tenía 8 años él era montañista y también llenan de orgullo sus acciones algún día pondré fotos de él en fin en otras cosas me da mucho gusto el volverte a ver por la red y espero que no te desaparezcas de nuevo ya que haces falta.
Un saludo de tu amigo Memo Robles.
http://colimarte.blogspot.com
domingosdecolores@gmail.com

Jessica Soler dijo...

Estimado Luis, comprendo tu larga ausencia y me da mucho gusto leerte de nuevo; Instantes también ha sufrido los estragos de tener un pequeñín en casa (y es que crecen y cambian tanto y tan de prisa que no quieres perderte de nada).

Curiosamente, además de tener cada uno a un K en casa, compartimos también la ausencia de nuestros padres. El 19 de este mes es un aniversario más de la ausencia de el mío. Sonre tu papá, te agradezco nos hayas compartido un poco sobre él, pienso que estaría muy orgulloso de saber que su hijo ha seguido sus pasos en su pasión por la aventura.

Saludos