15 de mayo de 2008

Receptores GPS para el excursionista

En la excursión a Salsipuedes Pepe me dijo –Luis, ¡tú usando un GPS!- pues sí. En algún tiempo quizá fui un purista de solo carta topográfica, brújula y tu habilidad para interpretarla. No creo haber perdido la habilidad para encontrarme en una carta topográfica pero aun así uso el GPS y estos son los principales pros y contras de usar un receptor de GPS según mi punto de vista.

Puntos a favor.
  • Localización precisa de un lugar, con exactitudes en ocasión de hasta dos metros.
  • Marcar puntos. Te permite guardar posiciones para rutas posteriores, revisrar en el google donde estuviste, etc.
  • Medidor de distancias. Cuanto recorriste y a que velocidad.
  • Indicador de destino: Te permite ayudarte en la guía de tu destino.
  • Es divertido buscar geocaches.


Puntos en contra

  • Usa baterías, si se te acaban estas frito.
  • Errores de recepción. No está exento de errores y puede gastarte una broma pesada.
  • Todas las direcciones son en línea recta y en la excursión generalmente no aplica la línea recta, de por medio siempre hay un cerro, río, barranca, etc.
  • Pobre recepción. En barrancas y lugares con gran vegetación llega a tapar la señal y de nuevo estas frito.
  • Tio Sam. El día que quieran los gringos le bajan el swich a los satélites GPS o bien se cae el sistema o que se yo.


Concluyendo, el receptor de GPS es útil y divertido pero no sustituye a tu inteligencia, instinto y habilidad para la navegación terrestre. No pongas toda tu confianza en un receptor GPS y no dejes de llevar tu brújula. Y si compras un GPS mejor compara precios, en unas tiendas los venden demasiado caros.